• CTRA. GNRAL. 109
    38627
    CABO BLANCO
    (tenerife)
    España

    Tel:922721637

    -Conceptos ópticos-

    PROBLEMAS VISUALES

    De los muchos trastornos visuales diagnosticados, los más habituales son: astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia. En las tres primeras se ha encontrado un factor hereditario. No hay prevención conocida. La presbicia es la pérdida progresiva de visión debido al envejecimiento y tampoco puede ser prevenida. Los síntomas incluyen visión borrosa, agotamiento visual y dolor de cabeza.

    ASTIGMATISMO

    Es el error refractivo por el cual cada imagen visualizada no genera únicamente una imagen en la retina sino al menos dos separadas entre sí una cierta distancia produciendo una visión borrosa y distorsionada. Esta falta puede ser contrarrestada con un esfuerzo acomodativo del ojo provocando molestias como dolores de cabeza, picor de ojos...etc.

    Estas dos imágenes suelen venir provocadas por una diferencia en los radios de la córnea. Una córnea astígmata tiene una forma parecida a un balón de rugby, mientras que una córnea normal es más similar a un balón de fútbol.

    Este problema suele ir asociado a miopías o hipermetropías, suele ser congénito y no evoluciona a peor con la edad.

     


     

    La forma irregular de la córnea provoca dos focos en la retina, lo que produce una visión borrosa.


    Las lentes tóricas compensan este error refractivo creando un solo punto focal en la retina y por tanto, creando una visión más nítida.



    MIOPIA

     Un ojo miope tiene una visión mas o menos clara para objetos cercanos mientras que su visión en lejos aparece borrosa. La causa más habitual es un ojo demasiado largo para la potencia de enfoque del cristalino y la córnea, los miopes tienen un exceso de potencia que crea el foco de la imagen delante de la retina. La corrección que se requiere en este caso es una lente negativa que "debilite” ópticamente al ojo para conseguir una visión clara de lejos.

    Aquí podemos ver como corrige una lente de contacto esférica a un ojo miope.







    La forma de un ojo miope hace que se forme la imagen delante de la retina, produciendo una visión borrosa de lejos.


    HIPERMETROPIA

    La Hipermetropía sucede cuando la longitud del ojo es demasiado corta para la potencia de focalización del cristalino y la córnea. Esto provoca que los rayos de luz se concentren detrás de la retina. El resultado es que se ven los objetos de lejos más claros que los cercanos. La corrección requerida es una lente positiva que añade potencia al ojo para tener visión nítida de los objetos de cerca.

    Aquí vemos como corrige una lente de contacto esférica la hipermetropía.






    PRESBICIA

    La Presbicia, del griego "ojo envejecido”, está causada por un envejecimiento y endurecimiento natural del cristalino, una lente transparente en la parte anterior del ojo que sirve para focalizar en la retina los rayos de luz. A partir de los 40 años, el cristalino se engrosa y empieza a perder su elasticidad. Gradualmente, el control del músculo ciliar disminuye y se incrementa la dificultad para enfocar objetos en visión de cerca. A parte de la visión borrosa, también suele ir acompañada de agotamiento visual y alejamiento de los textos cuando se dispone a leer.



    Este defecto óptico, se corrige con gafas o lentillas progresivas si el usuario necesita corregir su visión tanto en lejos como en cerca al mismo tiempo, o con una gafa exclusiva para visión próxima que no le permite enfocar a más de 40cm de distancia, en caso de que sólo necesite corregir en cerca.


    Así ve un présbita sin corregir y después corregido:






    Y éste es un prototipo de visión a través de una lente progresiva (para corregir tanto la visión de lejos como la de cerca) pues dentro del progresivo en sí hay muchas gamas con diferente calidad en cuanto a campo visual y aberraciones. 

     





    PATOLOGÍAS OCULARES

    QUERATOCONO: ¿Sabes qué es y cómo afecta a la vista?

    Entre las condiciones que pueden afectar la salud de los ojos se encuentra el queratocono, que se caracteriza porque cambia la forma de la córnea de redondeada a cónica. La córnea es el tejido transparente que cubre la parte visible del ojo, y es el área en donde se refracta la mayor parte de la luz que entra en el mismo. Cualquier cambio o anormalidad de la córnea distorsiona la visión y repercute en la calidad de vida de la persona, al hacerse más difícil el desempeño de las tareas de la vida diaria.

    El primer síntoma de que la persona sufre cuando tiene queratocono es una visión borrosa o empañada que no se corrige al usar gafas. También los ojos suelen volverse hipersensibles a la luz. En general, se detecta durante los primeros años de la adolescencia (aunque también puede aparecer en los niños o en los adultos hasta los 30 años) y afecta de manera diferente a cada ojo.

    Luego, la condición avanza y va cambiando la forma de la córnea lentamente, durante diez o veinte años, hasta que su evolución se vuelve más lenta o se detiene. Las personas con queratocono comienzan a tener una leve miopía (es decir, una dificultad para ver objetos de lejos) que va aumentando con el tiempo.

    Si bien no se sabe por qué se produce, se cree que es posible que la tendencia a desarrollarla se presente desde el mismo nacimiento. También se considera que el queratocono puede estar relacionado con un defecto en el colágeno, que es el tejido que compone la mayor parte de la córnea. Asimismo, algunos investigadores creen que las alergias y frotarse los ojos puede vincularse con este problema, que por otro lado ha sido asociado con el síndrome de Down.

    Afortunadamente, en la mayoría de los casos, se pueden corregir con lentes de contacto permeables al gas (semirrígidos). Sin embargo, en los casos más avanzados puede ser necesario un trasplante de córnea, una cirugía que si bien tiene sus riesgos, generalmente brinda buenos resultados.

     ¿Se puede prevenir el queratocono? Lamentablemente no. Sin embargo, algunos especialistas consideran que las personas que ya tienen esta condición deben recibir tratamientos adecuados contra las alergias y evitar frotarse los ojos.

    Ahora estás mejor informado(a) y con seguridad valorarás mejor la salud de tus ojos. Recuerda que para asegurarte que tus ojos están saludables es importante hacerte los controles necesarios  al menos una vez por año o antes si tienes algún síntoma.

     


    Si tienes alguna duda o sugerencia, puedes contactar con nosotros en las referencias que vienen en la página de Contactos. Estaremos encantados de aportarles toda la información que necesiten.

     



     



                                                                                                                                                  
               

    contador de visitas